Toda La Informacion sobre el Vino y la Gastronomia de Navarra
!!! BIENVENIDO A TIERRA DE VINO ˇˇˇ La Peña El Tonel de Corella (Navarra) le invita a visitar el nuevo Portal.
EL VINO
La Vid
Los Campos
La Vendimia
Elaboracion y Crianza
CONSEJOS Y CATA
Consejos practicos
Vocabulario del vino
La Cata del vino
BODEGAS Y VINOS
Bodegas por Zonas
Bodegas ordenadas
Vinos por variedades
GASTRONOMIA
Con la Colaboracion de la
Orden del Volatin de Tudela
La Cocina Navarra
Nuestros Productos 
EL MUNDO DEL VINO
Literatura y Poesia
Noticias del Vino
Articulos Tecnicos
Foros
Paginas Interesantes
BUSCADOR
Tierra de vino
Internet
 
 
 
 
 
 
   

 

NOTICIAS DEL VINO DE NAVARRA
El vino del desierto
La bodega Azul y Garanza, de la familia Barrena Carcastillo, obtuvo un premio con su primera cosecha

Las Bardenas Reales siempre han dado lugar a numerosas y singulares historias o situaciones. Una de ellas es la que hace referencia a la familia de los tudelanos María y Fernando Barrena que a comienzos de los años 90 debieron decidir qué hacer con unas tierras de cultivo de las que su familia era propietaria en Carcastillo.

Hasta entonces, aquellos terrenos habían pasado de generación en generación hasta llegar a manos del abuelo de Fernando y María que fue el último en cultivar cereal en esos áridos suelos. "No queríamos desprendernos de la tierra, pero tampoco continuar cultivando cereal porque requería mucho tiempo y no éramos agricultores. Además, no nos atraía mucho la idea de producir cereal ya que queríamos algo que fuese más personal, que transmitiese lo que era esa tierra", recuerda María Barrena.

Así, movidos por la pasión de la tierra de la Bardena, María y Fernando decidieron ponerse manos a la obra y estudiar las diferentes posibilidades de plantación que se podían llevar a cabo en ese terreno. Descartado el cultivo principal de la Bardena, el cereal, las otras posibilidades que barajaron fueron las de plantar almendros, olivos o vid. Sin embargo, el estudio del tipo de tierra que realizaron hizo que finalmente se decantaran por la vid. "Cuando decidimos que lo que haríamos sería plantar viñedos también creímos que éstos deberían ser de gran calidad puesto que nuestra idea era vender la uva" señala María Barrena. De esta forma, durante 10 años recolectaron la uva y la vendieron a diferentes compradores como Ochoa o Chivite.

Mientras tanto, según relata María, nos entusiasmó tanto el proyecto de la viticultura y la viña que decidí estudiar la carrera de enología. Posteriormente, amparados en la calidad que ofrecía la uva y lo especial de la zona, surgió también la posibilidad de adquirir como bodega la antigua cooperativa de Carcastillo. "Nos pareció interesante porque se encontraba situada a cinco kilómetros de donde se ubican las viñas y eso ocurre raras veces", reconoce esta joven enóloga.

Bardena

Si bien la elección de plantar viñedos en plena Bardena, puede parecer un tanto extraña, ya que se trata de un suelo bastante pobre y un clima muy extremo, a juicio de María Barrena, "es precisamente lo que más nos interesó y lo que buscábamos". Las condiciones extremas que se dan en esta zona hacen que la viña no lo tenga fácil y deba concentrarse al máximo para aportar todo lo mejor al racimo. "Se trata de un suelo con poco contenido orgánico, muy calizo, y arcilloso. Asimismo, se produce un gran contraste térmico entre el día y la noche (en verano durante el día la temperatura oscila los 30 ó 35 grados mientras que por la noche desciende por debajo de los 20 grados). La uva madura mucho durante las horas de sol por las altas temperaturas, sin embargo por la noche el cambio brusco de temperatura que se produce frena la bajada de acidez.

Otra de las peculiaridades que ofrece esta zona, según explica María, es que está sometida a muchos vientos, lo que da un nivel sanitario muy importante al viñedo porque impide que haya microorganismos y podredumbres. Además, hay que tener en cuenta que se trata de una zona donde la pluviometría es muy baja porque apenas llueve lo que hace que el grano de la uva esté más concentrado y sea más pequeño con una piel muy gruesa.

Para luchar contra la escasez de agua, la familia de estos dos jóvenes tudelanos decidió acondicionar una balsa junto a los viñedos e instalar el sistema de riego por goteo que deja caer el agua cuando la planta lo necesita. Sin embargo, según confiesan, "más que regar para engordar el grano o sacar más cantidad, lo hacemos para que la planta sobreviva porque sin este método es imposible que lo haga".

Producción

En el año 2000 estos novatos bodegueros presentaron su primera cosecha que reunía alrededor de 15.000 botellas. Esta primera cosecha la realizaron con uva de sus viñedos (cabernet sauvignon) y de la zona de influencia (tempranillo) puesto que según comenta María "nuestros viñedos se quedaban escasos para hacer vino. Además, también era una manera de tantear el mercado y comercializarlo en esta zona".

El resultado fue tan positivo que al año siguiente, además de aumentarse la producción hasta las 50.000 botellas, decidieron hacer un vino exclusivamente del viñedo propio (cabernet sauvignon) puesto que tenían mucha confianza en la calidad de la uva. De ahí salió el Seis de Azul y Garanza, elaborado en 2001 que ganó el premio revelación de Navarra criado en barrica. Un premio que demuestra que la tierra de la Bardena puede dar un vino de alta calidad y que a su vez es diferente al resto. Según explica María Barrena "la diferencia radica en las condiciones tan extremas que pasan los viñedos durante el año y que dan como resultado un fruto muy pequeño, concentrado y maduro al que se le nota el sol de la Bardena".

Asimismo, recuerdan que el grano de uva está muy saneado por el aire de la zona y en la boca se nota una pastosidad y una terrosidad que viene dada por la roca caliza de un suelo tan pobre y poco profundo. Sin embargo, para estos jóvenes bodegueros lo más importante de la diferencia que presenta este vino novel, es que "sirve como medio de expresión de esta tierra puesto que al fin y al cabo nosotros sólo somos el hilo conductor de la tierra que se expresa a través de la vid. Una vez que se quita el racimo de la cepa ya lo que haces es perder calidad".

Por esta razón, los enólogos de esta bodega María Barrena y Dani Sánchez, pretenden continuar trabajando la uva de manera natural, sin uso de pesticidas, insecticidas o herbicidas. "Queremos que la calidad que se consigue en el viñedo se mantenga durante el proceso y evitar el contacto con bombas, con maquinaria que lo único que pueden hacer es rasgar y dañar". Asimismo, también apuestan por seleccionar muy bien las maderas e intentar alargar al máximo su juventud. "El vino no está mucho tiempo en contacto con la madera porque nos interesa que haya fruta. El vino viene de la uva y tiene que haber fruta, frescura, juventud y mucha madurez".

Azul y garanza ha quitado de la cabeza la posible idea que muchos desconocedores de la Bardena pensaran que de esta tierra sólo pudiera salir polvo, tomillo, romero o esparto. Como señala María Barrena quizás es que precisamente estos elementos son los que confieren este carácter tan especial al vino. El futuro se presenta prometedor y estos jóvenes emprendedores ya piensan en ampliar sus horizontes con la adquisición de un nuevo viñedo en la zona de Arguedas.

AZUL Y GARANZA

El nombre de la marca Azul y garanza se debe al homenaje que quisieron hacer los creadores de este vino al color de este caldo. Azul y garanza (rojo carmín), son dos colores que mezclados al 50% dan el color rojo burdeos que es el color del vino por excelencia. Según explicó María Barrena, "cuando coges una copa para realizar una cata de vino lo primero que te encuentras es el color. Además, en el color se incluye también la calidad del viñedo y del vino".

Previamente, María y Fernando Barrena habían descartado darle el nombre del lugar donde se encuentran ubicadas las viñas así como ponerle su apellido a este caldo. "El nombre es lo que te identifica y debe tener algo de ti que te haga sentirte reflejado, pero al mismo tiempo tiene que tener personalidad y ser diferente y estos dos no nos acababan de convencer", señaló María Barrena.

Por otra parte, el premio conseguido al vino revelación de Navarra criado en barrica de la cosecha de 2001 no es más que el inicio de una andadura que se prevé consolidar con el paso del tiempo. Para ello, en un futuro a corto plazo estos jóvenes bodegueros tudelanos piensan renovar sus pequeñas instalaciones situadas en la calle Sanjuan de Carcastillo. Así, instalarán una futura sala de cata de vinos y una de barricas que se sumarán a las dependencias ya existentes que este año han sido remodeladas tras la campaña de recogida y elaboración de la uva. "Hemos cambiado el sistema tradicional de la antigua cooperativa de Carcastillo para que la uva llegue directamente a los depósitos sin necesidad de pasar por el antiguo circuito" aseguró María Barrena

.

J.A. MARTÍNEZ - Carcastillo Diario de Noticias (15/03/2003)
www.diariodenoticias.com
Volver al Indice de Noticias
 
EL TONEL
¿ Quienes somos ?
LA CATAS
PROFESIONAL
Resultados 2002
Resultados 2001
POPULAR
Participantes 2002
Participantes 2001
EL TONEL DE ORO
2002 Portland San Antonio
2001 Miguel Indurain
2000 Ministerio de Agricultura
1999 EVENA
1998 Seleccion Española de Futbol
GASTRONOMIA
La Cocina Navarra
Productos de la Tierra
Noticias

 
 
 
Sugerencias o mejoras contactar en info@tierradevino.com